Link al hemisferio derecho

¿Te has preguntado alguna vez cuál es la razón misteriosa que te lleva a elegir una marca de entre varias? Si los productos o servicios que te ofrecen suelen ser prácticamente los mismos; las prestaciones, precio, características… ¿Qué es lo que te lleva a tomar la decisión?

 

link_hem

 

La palabra emoción, viene del latín emotĭo; significa movimiento o impulso, aquello que te mueve hacia. ¿Sería insensato arrancarse y saltar por encima del razonamiento rindiéndonos a lo que nos atrae, nos mueve, nos gusta, nos encanta o nos vuelve locos?
Pues con o sin sensatez, algo de esto hay en una gran parte de las ocasiones.

¡¿Pero cómo es posible si somos animales racionales?!

Los caminos del Señor son inescrutables, sin embargo los que llevan a las emociones lo son algo menos: los sentidos son vías directas y poderosas que se comunican con el cerebro de manera distinta y más rápida que el razonamiento.

Hay veces que lo hacen a través de cualidades simbólicas que por diversos mecanismos hemos asociado a servicios o productos que van más allá del servicio mismo o producto en sí. Piensa por ejemplo en la fascinación que despiertan determinadas marcas deportivas o tecnológicas. La percepción visual de toda la información que recibimos, las imágenes que nos atraen, nos transportan, nos recuerdan o evocan momentos y sensaciones. Si nos referimos a establecimientos, su decoración tiene mucho que ver también con esto.

Otras veces las marcas se asocian con determinados elementos, sonidos, música, texturas u olores; seguro que puedes recordar el perfume ambiental característico (te guste o no) o el tipo de canciones que suenan en algunas cadenas de tiendas –especialmente de ropa–. También se asocian con sabores y aunque la propia marca no sea estrictamente de productos alimenticios, sino por contar o estar relacionada con ese tipo de productos que le aportan valor.

Todas estas son experiencias que se generan en el cliente, ya sea real o potencial y esto ocurre desde el momento inicial en que tiene algún tipo de contacto contigo y con tu empresa, no importa si es grande o pequeña y tampoco el tipo de contacto; desde el modo de contestar al teléfono hasta el empaquetado del producto final. Todos son importantes y todos memorables y suman en relación con la percepción de tu actividad y hacen –o no– que el cliente interactúe de manera posterior.

Así que, más vale ser conscientes de que existen para poder diseñarlos bien, de forma genuina y alineada contigo, en consonancia con lo que ofreces, tus valores y la filosofía de tu marca. ¿No te parece?

Tómate un minuto para pensar, ¿Coincide lo que quieres dar a conocer de tu marca con lo que realmente percibe tu público de ella? ¿Cómo es tu empresa y cuánto de ella se desprende a través de tu marca? ¿Qué te falta? ¿Qué sobra? ¿Qué chirría? ¿Qué podrías modificar? Gracias por compartir tu reflexión.

roosterland_peq_imagine

Únete a la comunidad de Imagine y recibe nuestros recursos, inspiración y actualizaciones para que puedas mejorar el impacto del branding de tu empresa. Recibe también las entregas  mensuales de Roosterland, tierra del cambio.
Aquí tienes toda la información.

Autora: Marta Viera
Soy creativa. Mi objetivo es que empresas y profesionales que conocen y valoran el efecto wow! de una buena comunicación conecten con los clientes que les están buscando ardorosa y perdidamente a través del diseño de un branding que les atrae y desprende de modo genuino de qué están hechos. Creo que imaginar que algo es posible ya muestra la mayor parte del camino recorrido.

 

error: Content is protected !!