No sé si conoces la fábula de un leñador que se dedicaba a talar árboles con su hacha… Pero a mi como eso de talar no me gusta nada, le he hecho algún arreglillo para traerlo a la más candente actualidad y contarte lo importante que es elaborar un buen briefing al empezar un proyecto. Tanto para el cliente como para el diseñador. ¿Que qué tiene que ver? Verás…

Érase una vez un ayudante de cocina recién contratado en un restaurante –vamos a llamarle Lucio–, cuyo sueldo y condiciones laborales eran estupendas y por era feliz, vivía encantado y quería aportar lo mejor de sí mismo.

El primer día la chef –en este caso era mujer– le asignó la tarea de la semana, que consistiría en pelar patatas y cebollas; las mejores para elaborar una tortilla española deconstruida que no tendría parangón en la escena culinaria de la ciudad y que se era el plato estrella del restaurante. Le dio un cuchillo y designó su zona de trabajo. Lucio entusiasmado peló, bien peladas, veinte kilos de patatas y cebollas.

–Te felicito Lucio, le dijo la chef; sigue así.

Animado por sus palabras, Lucio decidió mejorar su propia marca y esa noche cenó sano y rico y se fue a dormir muy pronto. Al día siguiente se levantó con el gallo y a pesar de todo su empeño, no fue capaz de pelar más de catorce kilos. Vaya.

Triste por lo poco que había rendido pensó que tal vez debería descansar más tiempo para recobrar más fuerzas y esa noche decidió acostarse más pronto aún para levantarse en mejores condiciones todavía. Al día siguiente pudo ver cómo “ponían las calles”; sin embargo sólo peló diez kilos… OMG

Los días sucesivos fueron siete, luego cinco, hasta que al fin de esa primera semana de trabajo… ¡Sólo peló dos kilos! Lucio no cabía en su estupor por lo que le estaba sucediendo, ya que a pesar del esfuerzo y sus consiguientes lloreras, se encontraba tan bien como el primer día. Sin embargo, de lo que estaba cansado era de aquella situación incomprensible y después de pensárselo mucho, fue a hablar con la chef para presentarle su renuncia. Su autoexigencia no le permitía mantenerla por más tiempo.

–Clara (se llamaba la chef), no sé que me pasa; no entiendo por qué he dejado de rendir en mi trabajo.

La chef, terminando de probar lo que sería el postre del menú de aquel día le preguntó:
-Mmmmmm Lucio, ¿Cuándo afilaste tu cuchillo la última vez?

A lo que Lucio, después de abrir los ojos como platos, le respondió:
-¿Afilar? ¿Pero no me diste un cuhillo japonés?

Afila el briefing_Imagine

Pues eso es el briefing y esa su importacia

El conocimiento inicial para que todo funcione estupendamente. Saber desde un principio de qué y de quién estamos hablando para poder volcar sobre ello todo el conocimiento y estrategia. Establecer los parámetros; considerar las variables.

Si Lucio se hubiera parado a estudiar su herramienta y la hubiera afilado bien, su trabajo posterior hubiera sido mucho más efectivo y la frustración poca o ninguna para alcanzar su objetivo.

¿Entonces…?
El briefing es el punto de partida. Es el documento que aportas donde se recoge la información más relevante a la hora de comenzar un proyecto. Por supuesto no es algo que tengas que elaborar a ciegas; el profesional del diseño te guía en el proceso. Digamos que te ayudamos a afilar.

Y cuánto más afilado esté, mejor
Porque cuánto más completa sea la información que el cliente aporta, mejor pueden conocerse sus objetivos, su filosofía y modo de hacer las cosas y más preciso será el acercamiento a su punto diferenciador y competencia para trazar la estrategia y elaborar el diseño. Y no tiene por qué ser un briefing muy extenso. Más vale corto e intenso que muchos párrafos y con información irrelevante. De ahí viene brief, rebobinando etimológicamente, de breve.

Hecho… ¿de qué?
El contenido del briefing depende de muchos factores y del tipo de proyecto a realizar. Por ejemplo, para llevar a cabo el diseño de la identidad de una tienda, un catálogo de productos o la web de un profesional, vendría muy bien contar con la siguiente información:

  1. La situación actual de la empresa
  2. Cuál es el público objetivo al que se proyecta
  3. La competencia o referencias en el mercado de empresas similares
  4. Los objetivos que quieren conseguir con tus productos y servicios
  5. Qué es eso que le hace especial y diferente de otros negocios parecidos

El modo de hacer frente a esta información y la sinergia que se produce en la fase de elaboración va a generar unos resultados de imagen visual construida sobre lo que convierte a una empresa en genuina. Créeme que eso es fundamental y lo que va a atrer a sus clientes.

¿Vas a lanzar tu empresa? ¿Un producto o servicio? ¿Cómo de afiladas están tus herramientas? ¿Se te generan dudas?
¡Cuéntanos!. Queremos ayudarte.

roosterland_peq_imagine

Únete a la comunidad de Imagine y recibe nuestros recursos, inspiración y actualizaciones para que puedas mejorar el impacto del branding de tu empresa. Recibe también las entregas  mensuales de Roosterland, tierra del cambio.
Aquí tienes toda la información.

Autora: Marta Viera
Soy creativa. Mi objetivo es que empresas y profesionales que conocen y valoran el efecto wow! de una buena comunicación conecten con los clientes que les están buscando ardorosa y perdidamente a través del diseño de un branding que les atrae y desprende de modo genuino de qué están hechos. Creo que imaginar que algo es posible ya muestra la mayor parte del camino recorrido.

 

error: Content is protected !!